T

oro y Luna, son mito y son realidad. Están cotidianamente a nuestro lado. La cultura mediterránea bebe de ellos, los entroniza en sus conversaciones, en sus escritos, en sus fiestas. El toro corona los campos con su magnificencia, sus astas apuntan a la luna y esta le corresponde desde el cielo con su suave y fría majestad.
La sabina llena de símbolos acoge a los amantes de bronce. La pátina química me regala en este caso un verde, fruto del azar

 

 

Del toro a la luna

Madera: Sabina, Bronce: pátina verde y pavonado negro