M

anos y pies siempre han tenido fama entre los escultores de ser difíciles, para mí han sido un reto y una salida a momentos de indecisión.
Acaso de frente” forma parte de los momentos intermedios, pero curiosamente son piezas a las que quiero.
Había estado estudiando unas cabezas, y observándolas me di cuenta de lo bien que se llevaban mi mano con la figura que sostenía.
Las diferencié en el tratamiento, pátina marrón para la mano y pátina negra para la cabeza.

 

 

Acaso de frente

Bronce: patina marrón y negra